Entradas

ESPAÑA ESTÁ MALITA

Imagen
Mañana de sábado. Café en mano me dispongo a leer la prensa del día. Los nuevos medios digitales nos permiten acceder a las opiniones que a los lectores se les generan a raíz de cada noticia o cada artículo. Por azar doy con el comentario de una lectora llamada Eva1314 que dice así: “Una intervención impecable, pero da igual, se diga lo que se diga, se haga lo que se haga es para nada. No me queda fe, ni esperanza, ni fuerza para creer que algo va a cambiar”. Eva ofrece su sentir respecto a una intervención parlamentaria de esta semana. Pero Eva, con ello, es la viva muestra del sentimiento de, me atrevería a decir, tres cuartas partes de la ciudadanía de nuestro país. Nada se puede reprochar a quien siente de ese modo. No solo es una reacción plenamente justificada y justificable, sino que es lo que por naturaleza era de esperar en cualquier ciudadano español de a pie de hoy día, en este año de 2017. “No me queda fe, ni esperanza, ni fuerza, para creer que algo va a cambiar”…

LLUEVE SOBRE MOJADO

Imagen
Soy una mujer fuerte, terriblemente fuerte. Pareciera a veces que nada en absoluto es capaz de destruirme. Empujarme, zarandearme, lanzarme a lo lejos, tumbarme al suelo, sumergirme,… tal vez, eso sí. Pero siempre termino poniéndome en pie. Dando la vuelta a mi capa de piel para que no se vean las heridas, maquillándome las ojeras, atusando mi pelo despeinado y caminando con la cabeza alta, la mirada al frente, la melena suelta. Diciéndole a la gente que lo que toca toca, que nada es para tanto, ni para siempre. Ni el peor de los males. Que de todo se aprende. Que la vida son ciclos. Que el error es humano. Y de todo se sale. Fuerte, muy fuerte. Regia, muy regia.
     Y continuaré siéndolo. Esa soy yo. Envuelta en entusiasmo y en ganas la vida, de ser parte de todo, de sentir tan intenso como el último día. Igual que el Ave Fénix, dije una vez a alguien, ese que elige para izarse de nuevo las cenizas del incendio de su propio cuerpo, de su propia alma, de su propio amor,… propio…

PEQUEÑOS ESBOZOS (XXVII): Emerger y nutrirse

Imagen
A punto de acostarme me invade una sensación intima de calmada plenitud. Si de los días se hiciera balance con constancia y con continuidad, podría decir que el de hoy lo cierro con saldo positivo. Hoy me siento satisfecha de mí, algo que suele sucederme cuando se cumplen al tiempo dos condiciones complementarias: salir de las pausas internas y nutrirme personalmente. Hoy es uno de esos días. Dedicado a mí, a mi interior, a mi mente. A proyectarme más allá. A seguir creciendo y ofreciéndole al mundo lo que de mí pueda tomar.
Sé identificar los bucles profundos donde casi no hay luz. Donde no existe más aire que el viciado, la claridad mental, ni las ganas de salir de él. Donde las ideas se caducan sin desarrollar el verdadero entendimiento de los acontecimientos. Donde incluso se agotan y pensamos que ya poco podemos dar. Donde la visión de lo que somos va quedando en los huesos. Y donde el compañero se transforma en una imagen debilitada e injusta de quien es. Soy visitante periódic…

QUIERO SER UNA ESCRITORA VALIENTE (III): Mi primera impresión

Imagen
Cuando lo conocí, cuando lo tuve frente a mí sin obstáculos ni aderezos, las piezas del rompecabezas comenzaron a buscar sus justas coordenadas. Algunas tomaron posiciones rápidamente, encajando con facilidad y eficiencia en el lugar que se había pensado para ellas. Clic. Otras en cambio cayeron al suelo, se alejaron en franca huida pretendiendo una velocidad que las permitiese esfumarse sin mirar atrás. Jamás regresaron. Una vez pasado ese primer momento el retrato había tomado una apariencia distinta a la inicialmente supuesta. Distintos colores, distintos matices e intensidades, pero sobre todo diferente disposición de sus componentes. Algunos de los rasgos presupuestos para él no estaban allí. Otros en cambio apenas percibidos anteriormente tomaban mayor protagonismo de lo intuido en un inicio. Recuerdo que esperaba quizás un poco más de sofisticación, eso a lo que se le llama tener mundo. Esperaba asimismo tal vez una mente algo más progresista, abierta a no dar nada por s…

SI QUIEN HIZO LA LEY HIZO LA TRAMPA,... ¡ROMPAMOS ESA LEY!

Imagen
El que hizo la ley hizo la trampa. Como siempre el refranero recoge verdades a kilos, porque donde hay posibilidad de crear nace siempre paralelamente la opción de destruir. A medida que se va creando, se va destruyendo a la espalda. Y es que no podemos olvidar que el ser humano aloja una dualidad eterna de la que es imposible que pueda despegarse, por cuanto se trata de una característica intrínseca: es maravilloso; y es un monstruo. El bien y el mal, la posibilidad de sacar de sí mismo los actos más bondadosos y altruistas, o la más espantosa de las crueldades, es la historia de la eterna pugna de cualquiera de nosotros desde que nace hasta que es enterrado. Muchos son los momentos en los que un individuo equis se enfrenta a circunstancias -externas e internas- que harán que la balanza caiga de un lado o del otro, y con ello elija la honestidad, la honradez y el buen camino, o la falta de integridad y la deslealtad, adentrándose así en el sendero más oscuro y angosto. Por razones má…

QUIERO SER UNA ESCRITORA VALIENTE (II): Describe cómo te sientes esta noche.

Imagen
En el texto anterior de esta serie, Quiero ser una escritora valiente (I), me pregunté si escribía sin miedo. Confesé que no, que siempre me había guardado unos gramos de esos posos espesos que cimientan cada asunto, sepultándolos con ello en un silencio intencionado, buscado. Para no herir, para minimizar daños, para no acusar injustamente. Para no dejar nunca de ser mentalmente equilibrada. Pero me prometí intentar ser valiente y matar ese miedo para golpear el papel con todo aquello que llevo dentro, por disparatado y contradictorio que fuese. Y bien, aquí estoy. Podía haber sido ayer o mañana. Pero ha sido esta noche. Y para ser sincera, este momento de mi vida es campo abonado para ese fin, porque me encuentro repleta de astillas, de sentimientos y sensaciones mundanas y entremezcladas, llena de kilos de nutritivos materiales de cuyo hilo podría tirar para sacar el mapa perfecto de cómo me siento hoy día. 
    ¿Sería capaz de describir mi latido, por ejemplo, esta noche? …

PEQUEÑOS ESBOZOS (XXVI): No resistirme a mí misma.

Imagen
Avanzar, progresar, enmendar errores y hacerme con mejores métodos para ser feliz y sacarle un mayor rendimiento a la vida. Lo que siempre repito a propios y extraños, ¿verdad? Siempre hacia adelante y nunca estancada. 
    Por lo que a mí se refiere, en mi ámbito más privado me digo que tengo que controlar la gestión de mis emociones para que estas no me puedan y no manden en mí. Me digo que tengo que aprender a relajarme y no preocuparme en exceso por las cosas o las personas antes de saber su dimensión o incluso si ocurrirán. Me digo que he de aprender a no ser tan sentida ni sensible ante ciertas palabras o hechos, y dejar que me resbale lo no esencial. Me digo que he de dosificarme en ganas, trabajo, empeño y sentimientos, sin dar mi todo por el todo sin condiciones. Yo misma en la mesa de operaciones a fin de ver qué se puede hacer. 
     Pero acaba de aparecer por primera vez en mi cabeza una cuestión que va más allá de mi empeño por la mejora continua y que no ha de ser e…